jueves, 10 de diciembre de 2015

LA CONDENA A MÁS DE UN AÑO DE PRISIÓN COMO CAUSA DE EXPULSIÓN DEL EXTRANJERO (ART 57.2 LOEXTR):

Para un extranjero el tener antecedentes penales conlleva inconveniente para solicitar ex novo autorización en España y puede suponer un obstáculo a la hora de renovar autorizaciones, pero también puede suponer el inicio de un procedimiento, por parte de la Administración, cuya finalidad es la expulsión administrativa del territorio nacional.

Nada tiene que ver este procedimiento con el contemplado en el art 89 del Código Penal que faculta la sustitución de la pena de prisión de más de un año impuesta a un extranjero o comunitario en causa penal (con independencia de que tengan regularizada su situación en España) por la de expulsión.

La expulsión administrativa a la que me refiero es la del art 57.2 de la LO 4/2000, de Extranjería, que establece que “asimismo, constituirá causa de expulsión, previa tramitación del correspondiente expediente, que el extranjero haya sido condenado, dentro o fuera de España, por una conducta dolosa que constituya en nuestro país delito sancionado con pena privativa de libertad superior a un año, salvo que los antecedentes penales hubieran sido cancelados”.

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en sentencia nº 2.709, de 26 de noviembre de 2015 defiende el criterio de que cuando el legislador se refiere a conducta dolosa que en constituya en nuestro país delito sancionado con pena privativa de libertad superior a un año no hace referencia a la pena efectivamente impuesta al administrado sino a la pena prevista para el tipo básico correspondiente a la infracción cometida.

En este supuesto la Sala tiene en cuenta que el penado había sido condenado a varios delitos: como autor de un delito de robo con fuerza en las cosas a la pena de un año de prisión; también había sido condenado como autor de otro delito de robo con fuerza en las cosas a la pena de otro año de prisión; amén de dos delitos de violencia de género y una falta de injurias a penas de cinco meses prisión y seis días de localización permanente.


Pues bien aunque en ninguno de ellos la pena efectivamente impuesta superaba el año de prisión resulta que la Sala tiene presente la pena del tipo básico, en este caso la del art 240 del Código Penal que establece una pena para el tipo básico del robo con fuerza en las cosas de prisión de uno a tres años y por lo tanto entiende que concurre sobradamente el presupuesto previsto en el art 57.2 LO 4/2000 para la expulsión que estima correcta.